Cri-Cri: a propósito del día del niño

81D1C605-5C4F-451E-8A75-FE23E282E1FF

Entrada por: Sergio Padilla Moreno

Cada vez que alguien me pregunta cómo me surgió el gusto por la música y por la ópera, la respuesta es pronta y sencilla: gracias a la música y canciones de Francisco Gabilondo Soler, mejor conocido como Cri-Cri. Cierto que él no compuso música clásica y ópera, pero sí música de muy alta calidad e inspiración, siendo éste el germen de mis futuras preferencias musicales.

Permítanme compartir algo personal: cuando tenía cinco años, mis padres me regalaron una colección de discos con sus canciones y aún recuerdo las horas de gozosa escucha, donde me formé –como muchos otros los hicieron- en los auténticos valores musicales del compositor veracruzano.

Francisco Gabilondo Soler nació en Orizaba, Veracruz el 6 de octubre de 1907. En su juventud tuvo un significativo encuentro con Agustín Lara que sería decisivo para su orientación a la música. A lo largo de su vida compuso 210 piezas, y de ellas grabó en estudio sólo 116.

En Cri-Cri destaca su inspiración, sentido musical y variedad de estilos, ya que lo mismo componía tangos (Che araña), danzones (Cocuyito playero, Negrito sandía, La negrita Cucurumbé), valses (Vals del rey), blues (el Ropavejero), o hasta ritmo de jota (Jota de la jota), por mencionar solamente algunos de los muchos estilos en que compuso.

Además de las canciones mencionadas, compuso joyas inolvidables para muchas generaciones como La orquesta de animales, El chorrito, la marcha de las canicas, El ratón vaquero, Caminito de la escuela, El rey de chocolate, El ropero, etcétera. Hay que mencionar, además, que la calidad e inspiración de las letras de sus canciones merecen una consideración aparte, dada la riqueza imaginativa, y poética, que hay en muchas de ellas.

Existe una muy buena recuperación de la obra de Cri-Cri (quien falleció el 14 de diciembre de 1990) en el libro “Canciones completas de Francisco Gabilondo Soler Cri-Cri”, con prólogo de José de la Colina y comentarios de varios autores, editado por Ibcon en 1999. Un gran número de sus canciones se pueden conseguir en disco compacto en colecciones muy completas.

Esperamos, también, que los valores musicales y estéticos en los que crecimos varias generaciones gracias a Cri-Cri, no se pierdan ante los embates de la música comercial y de criterio desechable en la que estamos inmersos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s